AR Newsletter
New AR
Los 17 millones de miembros de la Iglesia Adventista se encuentran unidos por medio del Espíritu Santo en un compromiso común con Cristo y las verdades de su Palabra, una misión urgente para el tiempo del fin, y una organización eclesiástica inspirada por Dios. La amenaza a cualquiera de estos elementos pone en riesgo la unidad de la iglesia. Es por esta razón que los líderes de la Iglesia Adventista afirman el voto de la Unión del Pacífico de no cambiar su constitución y permanecer en armonía con la iglesia mundial. Esto representa un paso en la dirección positiva. Sin embargo, los líderes de la Asociación General están seriamente preocupados por el voto subsiguiente de la Unión del Pacífico de adelantarse a las decisiones colectivas de la iglesia mundial en relación con la ordenación. Las acciones unilaterales que son contrarias a las decisiones votadas por la iglesia mundial amenazan seriamente la unidad de la iglesia.

La iglesia mundial reconoce la función vital que cumplen las mujeres en la vida, el ministerio y el liderazgo de la iglesia y fomenta su participación activa. Dado que la Junta Administrativa de la Asociación General ya ha votado e iniciado el estudio más abarcador de nuestra historia sobre el tema de la ordenación, que incluirá el estudio de la ordenación de la mujer, el voto de la Unión del Pacífico de otorgar la ordenación ministerial “sin distinción de sexo” se adelanta al proceso votado para el estudio actual de la teología y prácticas de la ordenación, al comprometer a la Unión Asociación del Pacífico a un resultado particular antes de que se complete el proceso de estudio y discusión. El voto expresa asimismo una falta de confianza en la integridad del proceso general aceptado y votado por los administradores y el personal de la Asociación General, los directivos de las divisiones, y los pastores y laicos de todas las divisiones mundiales que cumplen funciones en la Junta Directiva de la Asociación General, que incluye a los presidentes de las 125 uniones que representan a la iglesia mundial, en relación con nuestra manera de enfrentar los desafíos comunes.

Asimismo, el voto es contrario a los Reglamentos Eclesiástico-Administrativos de la Asociación General, y deja de lado las decisiones de los Congresos de la Asociación General 1990 y 1995 en relación con la práctica de la ordenación. El voto tomado por la Unión Asociación del Pacífico representa una seria amenaza a la unidad de la Iglesia Adventista mundial y, por lo tanto, en su próxima sesión de octubre de 2012, como se ha indicado en otra declaración pública reciente de los directivos de la Asociación General y presidentes de división, la Junta Directiva de la Asociación General analizará detenidamente la situación y determinará de qué manera responder. En el espíritu de nuestro Señor y Salvador Jesucristo, los directivos de la Asociación General hacen un llamado a todas las entidades, organizaciones e individuos, incluida la Unión Asociación del Pacífico, a abstenerse de decisiones independientes y unilaterales y de implementar acciones de esa naturaleza.

Es nuestra oración que la “unidad” por la Jesús oró en su gran oración intercesora de Juan 17, y que los discípulos experimentaron en Hechos 2, se haga manifiesta en su iglesia hoy. Oramos para que el resultado de esta unidad sean vidas transformadas por su gracia, unidas en su amor, y capacitadas por su Espíritu para proclamar el mensaje para el tiempo del fin en toda su plenitud a un planeta que perece, apresurando así el glorioso regreso de nuestro Señor.

Ted N. C. Wilson, Presidente
Asociación General de los Adventistas del Séptimo Día

G. T. Ng, Secretario
Asociación General de los Adventistas del Séptimo Día

Robert E. Lemon, Tesorero
Asociación General de los Adventistas del Séptimo Día




Copyright © 2017, Adventist Review. All rights reserved worldwide. Online Editor: Carlos Medley.
SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2017. User Login / Customize.